31/8/15

Mensaje de Inicio, Curso 2015-2016

Me va lo sencillo


  • Caminar en verano mientras llueve. 
  • Caminar en invierno por la calle con gorro. 
  • Mojarme los pies en el río. 
  • La sombra de un árbol en verano. 
  • Sentarme al sol en invierno. 
  • Decir lo que pienso o siempre lo más aproximado que pueda. 
  • Hacer lo que quiero o lo más cercano a ello. 

  • Ser sincera conmigo
    (a veces cuesta, pero en realidad es más sencilla la verdad que la mentira)
  • Reirme por cosas inesperadas. 
  • Reírme de lo que me pasa. 
  • Hacer sin querer que alguien se ría conmigo.
  • Sonreír y sin palabras encontrarme con el otro.
  • Mirar a los ojos cuando hablo con alguien.
  • Un buen desayuno mirando por la ventana. 
  • Un buen beso
  • Las plantas del balcón, siempre agradecidas. 
  • Mirar al abejorro que viene cada día a visitarlas. 
  • Pillar al dragón que vive en el balcón tomando la fresca llegada la noche. 
  • Un saludo telefónico que da pie a una charla o a vernos. 
  • Tomar  lo que me dicen sin leer entre líneas. 
  • En lugar de suponer, esperar que si alguien quiere algo, me lo exprese a su manera. 
  • Hacer guiñol con los niños. 
  • Comer verdura con aceite de oliva,
  • La ropa que no me aprieta. 
  • Los zapatos que no hacen que mis tobillos bailen cuando camino.
  • La amabilidad porque sí. 
  • Todas las emociones porque sí. 
  • Decir lo que quiero cuando me hace falta.

  • Cocinar con cuatro cosas. 
  • El confetti y sus derivados. 
  • Beber agua. 
  • La hierba.
  • Limpiar la casa. 
  • El olorcito de las tostadas. 
  • Decir No y quedarme tan ancha. 
  • Decir Sí, y idem. 
  • Cantar .
  • Ir en bicicleta y notar el aire alrededor.
  • La espuma del jabón. 


La vida tiene tantos momentos. 

Mi pensamiento los complica, cuando pienso cómo debería ser algo, cómo fue y ya no es, cómo tendría que hacerlo para no enfadar a ... para conseguir que ... esté de mi parte.  Cuando me ato al pasado porque lo recuerdo una y otra vez, sin mover ni una coma mi versión, sin expresar, sin resolver nada en mi interior. 

Mientras, la vida pasa, la vida sencilla. La vida que es VIDA, sí, con mayúsculas. 
La que luego lamentarías haber perdido. 


Vuelvo a lo sencillo, aprendo a VIVIR en cada minuto, con psicoterapia, con lecturas, en un grupo, con amigos de los buenos (los reconocerás porque no te dan puñaladas traperas y te buscan sólo por gusto, no para que les des algo a cambio). Con lo inesperado de cada día. En mi trabajo, en mi casa, paseando por la calle, conduciendo mi vehículo. 

Cada momento es un tesoro.


Este curso 2015-2016 os propongo entrar en el camino de lo sencillo, de nuestra verdad más clara, de la verdad de lo que pasa fuera, para llegar a lo más profundo, al corazón que es nuestra casa. A estar bien con nosotros, reconciliados. A aprovechar los minutos como lo hace ese gato que tomaba la sombra de mi coche cuando lo dejé aparcado, o de maneras más humanas,  incluyendo nuestras grandes ideas, sueños, proyectos.

De esta manera, aprendemos a tomarnos a nosotros, y a tomar la vida. 
Desde lo sencillo. 

Un abrazo a quien lo lea.

Cristina A.




1 comentario:

Maribel Costa Serrano dijo...

Precioso, motivador e interesante, como siempre.