9/8/15

Preguntas para Consumidores de Sabiduría en Postales

Diariamente, a través de redes sociales y chats nos llegan postales con frases seleccionadas de grandes autores, y otras anónimas, que expresan ideas con brevedad,  queriendo darnos consejos y claves para la Vida.

Nuestro ritmo social (por llamarlo de alguna manera) es cada vez más acelerado, se mueve al tempo que marcan  los medios digitales. Dicen los expertos que los mensajes "han de ser cortos para que lleguen",  "hay que causar impacto" en el receptor. 
Por eso estas Postales, igual que los videos cortos, funcionan tan bien, en cuanto a audiencia
Mi duda es si funcionan tan bien como generadoras de conocimiento, sabiduría, autoconsciencia...
Por eso estoy escribiendo este artículo. 
Hablemos sobre el fenómeno de la Sabiduría en Postales :)
 
Ejemplos de frases en las Postales Sabias


Recibimos la Postal, la  leemos y con la primera impresión que obtenemos la compartimos rápidamente, para que ese viento de positivismo y buena onda se extienda a nuestros seres queridos.

Me pregunto si producen algún efecto.
 ¿esas frases nos dejan huella?
¿su mensaje nos hace cambiar o crecer en algo?
¿somos mejores personas solo por leerlas?

¿donde quedan después esos mensajes?
¿los ponemos en práctica, cambia nuestra manera de relacionarnos?
¿son tan buenos esos mensajes, el hecho de que nos los manden en
formato bonito los hace sabios o acertados?


Lo que he observado es que engullimos estas frases como si fueran palomitas de maíz, las tragamos casi sin masticar.
¿Nuestra capacidad de crítica se desactiva cuando vemos una frase con un bello paisaje de fondo y una bonita tipografía? o cuando nos la ha enviado un buen amigo... Puede ser.
Somos seres con una historia, llena de experiencias, y me da la impresión de que nos perdemos algo maravilloso: contrastar lo que nos dicen las Postales Sabias con nuestra propia experiencia y sabiduría. Y desde ahí, crear nuestro punto de vista, temporal, del momento, pero nuestro.

Porque la calidad del contenido de estas frases es muy desigual. 

Hay algunas que yo nunca suscribiría, quizá los psicólogos, que trabajamos con temas que se tocan en estas postales, somos muy cuidadosos con las afirmaciones que hacemos y por eso se nos ponen los pelos de punta con lo que expresan algunas. Con el auge de las "emociones positivas", aún más.

Leed por favor las frases que hay en la imagen de este artículo.

Estas frases sabias a veces son muy frustrantes porque parecen inalcanzables o indirectamente hacen que te compares y suspendas con bajísima nota. Nunca conseguirás sonreir todo el día y no quejarte. Si algo te molesta ¿qué harás? ¿te acordarás de sustituir tu frustración por una sonrisa? Se abre todo un mundo de posibilidades de acabar peor que antes. 




Os animo a pasaros este cuestionario breve, para que cuando os lleguen nuevas Postales Sabias tengáis esta reflexión hecha.
  • Leerla y detenerte un par de minutos  a ver qué significado tiene para ti .  Si nos dice algo, si no nos dice nada en este momento... Aunque parezca una verdad incontestable, veamos si pasada por nuestro filtro encontramos un significado... o no.
  • Indaga si consumes y difundes esos mensajes, sin "masticar", y qué te lleva a usar tu tiempo en esto. ¿Ganas de saber más?, ¿No saber qué hacer en los tiempos muertos?...
  • ¿A quienes se las mandas?
  • ¿Para qué las compartes? 
    • ¿Para que los demás sepan que compartes mensajes "profundos"?.... 
    • ¿Quieres hacer que alguien cambie o convencerle de algo mandándole esta frase en plan "indirecta educativa"?
  • Antes de reenviar masivamente, decide si eso es preciso, si les aportará algo a quienes lo reciban, o les saturará. ¿Cuántas cosas les envías cada día? ¿Cuántas recibes tú? ¿Te da tiempo a asimilarlas? 


Sería interesante que quien quiera comente su punto de vista sobre esto.
Gracias.


3 comentarios:

Maribel Costa Serrano dijo...

Me gusta mucho leer estas frases, no todas claro, pero muchas resumen muy bien pensamientos o maneras de sentir. No sé, me parecen interesantes!!
Besos.


Cristina Abellán Pérez dijo...

Gracias Maribel, así es,no todas nos gustan, pero muchas sí, claro que sí, como decían en los comentarios de la página de Facebook, nos ayudan mucho. A mí lo que me ha hecho compartir con vosotros mi reflexión es el hecho de este tráfico abundante de decenas de mensajes de este tipo, o más, al día, yo creo que no las podemos procesar si no es de manera muy superficial y sesgada, y creo que a veces las utilizamos como mensaje para los demás, para expandir el bien... pero desde lo rápido y lo superficial, no desde lo sentido. Propongo ir más despacito, sentir lo que leo, usar nuestra capacidad de crítica, no tomar cualquier idea que me lanzan con una foto bonita de fondo, y decidir si es preciso luego hacer reenvíos masivos, o más bien seleccionados y puntuales. Recibimos tanto bombardeo de información al día, que padecemos estrés en parte a causa de este ritmo que marcan las redes sociales y la inmediatez de los chat como el Whatsapp y los que funcionan igual.
Un abrazo!

Rafael Mateos dijo...

La mayoría de las veces lo que se escribe o las imágenes que se comparten son solo,palabras.
Las palabras solo se quedan en teorías, si se llevaran a la practica la cosa cambiaría.Somos dados a repetir y reproducir lo que nos gusta.Una cosa es decir o escribir, otra cosas es hacer imitar y vivir con el ejemplo, esto siempre será lo mas difícil,pero seria lo ideal.